El negocio del alquiler de vehículos y la estrategia de los pequeños servicios añadidos.

Publicado diciembre 21, 2013 por alberto_mt
Categorías: Calidad de los servicios, Crisis en la UE, productividad

Tags: ,

Hace unos 20 años trabajaba en el departamento de sistemas de una sociedad de valores, es decir, una empresa dedicada a intermediación financiera y de bolsa. Recuerdo de un proveedor informático que trabajaba muy bien, estábamos muy contentos, aunque lo más destacado era la habilidad de dos técnicos que venían a configurar y poner en marcha las nuevas instalaciones, casi siempre bastante críticas por tratarse de sistemas  en tiempo real de contratación o enrutamiento de órdenes, y que no podían fallar. Eran además, aquellos primeros años de mercado continuo y también de lanzamiento de nuevos mercados, como los de opciones y futuros. El momento también coincidía con cambios de arquitectura desde grandes sistemas informáticos centralizados en favor del modelo cliente-servidor, que llenaba las oficinas de nuevas redes de pc´s.

Cada vez que venían a hacer algún trabajo aprovechábamos para pasarles largas listas de chapucillas que tenían que arreglar, relacionadas con ordenadores, sistemas o comunicaciones, pero no eran trabajos previstos para la visita sino simplemente “añadidos”. Eran tan buenos arreglando cualquier cosa, que por desgracia para ellos, siempre le caía una buena lista para resolver. Ellos lo llamaban “poyaques” (po ya que estás aquí, arregla esto, y lo otro…). Muchas veces, el tiempo dedicado a estos menesteres era muy superior al de la instalaciones o configuración para lo que habían venido. Es decir, se trataba de una relación de servicio de alto valor añadido, pero distorsionada por la gestión de esos pequeños trabajos. Esto era habitual en el mantenimiento de sistemas, tanto de hard, soft o comunicaciones.

Recuerdo que la empresa se llamaba Ipsa, y los técnicos, Tomás y Julio, aunque les he perdido la pista. No sé a qué se dedican ahora aunque seguro será en algo interesante, pues ambos dos eran grandes profesionales.

Los pequeños trabajos indeseados pueden distorsionar las relaciones comerciales, pero en otros casos pueden ser objeto de estrategia de negocio… fijáos lo que pasa en las nuevas compañías de alquiler de vehículos, las low cost, que, como en las aerolíneas, se están imponiendo a las tradicionales, y basan su negocio en sus ingresos por pequeños servicios añadidos, algo similar a esos pequeños trabajos indeseados a que nos referíamos antes.

Mi hermano me dijo hoy que había alquilado un Opel Corsa, de esos pequeñitos pero nuevos y bonitos, por cuatro días al precio de 4 euros al día. Hace unas semanas fui yo quién reservé  y alquilé a un primo brasileño un vehículo por 10 días, se trataba de un Volkswagen Golf por algo así como 11 euros diarios, pero fue en fechas de Navidad, que es la temporada más alta. Sin embargo en ambos casos, que conozco con detalle, pues resultó que no pagaron las cifras presupuestadas sino varios múltiplos de éstas, como consecuencia de los detalles, en concreto:

  • El seguro complementario de retrovisores y lunas, que valía lo mismo que el alquiler, para ese periodo.
  • Alquiler de un Tom Tom, que valía el 70 % del alquiler del coche.
  • Alquiler de una sillita de niño, que costaba el 50 % del alquiler del coche.
  • El suplemento por alquilar con el depósito Lleno-Lleno, en lugar del de  Lleno-vacío, que es mejor, ya que la agencia gana con la venta de combustible, también con el residual que siempre queda en el depósito, pero sobre todo con la ausencia de check-out, que obliga a la presencia de un empleado y posibles colas en la entrega, esto significa que se pueden permitir precios mucho más bajos de tarifa.
  • Suplemento por horario de entrega, aunque la verdad nada que objetar en esto… las firmas low cost están ofreciendo amplias franjas de horario.
  • Suplemento por coche automático… A ver, con relación a esto: ¡Pero si los  coches valen casi lo mismo en el mercado! ¿Cómo te pueden cobrar un 50 % más por ser automático si ni siquiera el mantenimiento de esos coches es más caro?
  • Cambio de coche a otro segmento superior… esto es algo típico. En nuestro caso, lo que empezó siendo un Volkswagen Golf acabó siendo un Opel Zafira.

Si comparas precios y valor de las cosas no salen las cuentas. Es más, mejor no intentes calcular porcentajes porque es todo tan inaudito que llegas a pensar que estos del rent a car son extraterrestres. ¿Que un seguro de lunas y retrovisores te cueste lo mismo que el alquiler completo del coche? Pero si el seguro importante ya está incluido con aquella maravillosa oferta. Por otra parte, si un coche cuesta 18.000 euros, y una sillita de niño cuesta 600, que te cobren casi lo mismo por una cosa que por otra ¿No parece rocambolesco? ¿Dónde está, por tanto, la rentabilidad de las compañías Rent a Car? Pues está claro: “En los detalles opcionales”. Ya que estás allí  ¿Cómo no vas a contratar todas esas otras cosas?

Esto tiene similitud con lo que pasa con Ryanair y semejantes, pero con los coches la cosa llega a extremos.

Lo que tenemos encima no es una crisis… es un cambio de modelo.

Publicado octubre 18, 2013 por alberto_mt
Categorías: Crisis en la UE, Reforma laboral y economía.

Tags: , , , ,

El título de este post es un mensaje extraído de la fantástica intervención de Fernando Moreno Rodríguez, psicólogo y experto en nueva economía, en el debate del canal 24h de TVE del pasado 15 de enero.

Según él, la sociedad no está preparada para formar a sus ciudadanos para este nuevo modelo de economía. Es por ello que describe que ha llegado un tsunami, que dejará sin empleo a dos terceras partes de la población. Ahora la clave no es aprender a buscar empleo, dice, lo importante es aprender a crearlo, y para ello hacen falta emprendedores.

El emprendedor, según él, solía aparecer por necesidad cuando la persona recibía algún tipo de impacto emocional. Los emprendedores, sostiene, surgen por la necesidad y no por la formación. Con la formación tradicional el ser humano lo que busca es seguridad, es por ello que el psicólogo defiende que hay una correlación inversa entre la alta formación y el éxito en los negocios. Incluso llega a decir que Steve Jobs, probablemente, no hubiera creado Apple y todos sus éxitos si hubiera cursado una carrera académica.

Dice que la formación que conocemos va dirigida al hemisferio izquierdo, pero el olfato para los negocios se gestiona desde el hemisferio derecho, el mismo que gestiona las emociones y la inteligencia emocional. La fórmula, por tanto, es ayudar a las personas a pensar diferente. También dice que aquella persona que tiene habilidades de emprendedor, con la formación tradicional, acabamos convirtiéndola en buscadora de empleo. Y lo que necesita esta sociedad no es gente que busque empleo sino que los  cree.

Al verdadero emprendedor lo define como persona inquieta, con visión y capacidad para formar equipo. Es decir, que no se refiere a los que han abierto un negocio para quitar de por medio a a su jefe, pero han acabado siendo empleados, esclavizados por su propio “negocio-empleo”.  En su libro “La mente del emprendedor” Fernando Moreno asocia a estos personajes como integrantes del “Club de Atrapados“.

Los emprendedores, dice, son personas con visión, de las que por su experiencia, asegura que sólo hay un 3 % entre los mal llamados emprendedores. Y de los que saben formar equipo no llegan ni al 5 %.  Son grandes recetas para afrontar un mundo cambiante, que ha incorporado en pocos años una gran transformación con base a una revolución industrial y otra del conocimiento. La intervención finalizaba con la mención a la célebre frase que pronunció Peter Drucker antes de fallecer, el más destacado filósofo del management:

“Toda organización debe prepararse para abandonar lo que hace”, que, llevado a la pequeña persona o al pequeño emprendedor, se traduce en que “Toda persona debe estar preparada para dejar de ser quién es“.

La intervención se puede seguir en este vídeo http://goo.gl/XeiTb a partir del minuto 5:25, aunque la esencia se encuentra después de algunos análisis y comentarios macroeconómicos, es decir, entre el minuto 13:30 y 35:40 de la grabación.

La moderadora, desafortunadamente, le corta el discurso en más de una vez, probablemente por motivos de tiempo (una pena), pero lo que más llama la atención es la distancia que hay entre  Fernando Moreno y los periodistas que participan en la tertulia en lo referido a la concepción económica y social que vivimos. Las preguntas de éstos reflejan las mismas inquietudes que el gobierno que nos dirige (da igual éste que el anterior), es decir… descuentos para los autónomos, políticas para creación de empleo, claves para creación de pymes, recomendaciones para los que buscan empleo… Todo muy lejos de la realidad que nos rodea.

Hubiera sido interesante conocer su opinión sobre la irrupción de la economía global en los países y en la sociedad, dado que de repente estamos inmersos en un marco extremadamente competitivo que obliga a la identificación estratégica de cada país, cosa que condiciona el comportamiento de empresas y ciudadanos, así como  exigencias añadidas en productividad. Estos factores son también importantes en la nueva economía y para los emprendedores del mañana, sin embargo, España, el país con más paro del mundo desarrollado, parece que se encuentra  lejos de entender el nuevo escenario. Y mucho más, de su orientación al nuevo modelo.

Aprovecho para felicitar al invitado del debate, Fernando Moreno, por su notable intervención. En esta web hay alguna información sobre su trayectoria y sus publicaciones:

http://www.pymecoaching.com/sobre-pymecoaching/fernando-moreno-rodriguez/

España debe ser rescatada… pero no por Europa.

Publicado septiembre 10, 2013 por alberto_mt
Categorías: Calidad de los servicios, Crisis en la UE, Reforma laboral y economía.

Europa es la referencia internacional, es el ideal, la esencia de la social-democracia, ese sistema que se fundamenta en la generalización de la clase media, con claro objetivo hacia el estado del bienestar, donde convive la seguridad, la cultura, el tiempo libre, la educación, la sanidad, los derechos de los trabajadores, la democracia, la voz y el voto, la estabilidad económica, esa que permite el equilibrio de las familias en los ingresos, el consumo y el ahorro. La de los privilegios para desafortunados y la del mimo especial para la gente mayor, con todo tipo de garantías para una digna tercera edad ¿Se puede pedir más?

Esta noche, en la entrevista en televisión por La 1, parecía que Rajoy venía con la lección bien aprendida. Manejaba cifras y porcentajes para que fueran entendidos por el más mundano. Justificaba como ninguno la necesidad de afrontar la situación de no gastar más de lo que se gana. Parecía, incluso, que tenía razón en todo lo que decía, como es habitual en estas fórmulas sintéticas de política y televisión.

Pero hubo una pregunta clave de la que no salió demasiado airoso. ¿Y de dónde vendrá el crecimiento?… entonces dijo que había dos cosas, por un lado la reforma laboral, esa que iba a ser solución de todos los males y que ya incluía nuevas modalidades de EREs por los cuales no se despedía a todos los empleados, sino que se compaginaban con reducciones laborales transitorias. Y también habló del otro motivo, que era mejorar la competitividad, sobre lo que no explicó absolutamente nada.

Hollande sigue la misma línea. Reducciones en sanidad, también recortes de y para los funcionarios, incrementos en los impuestos… y extrema irritación para aquellos que le han votado, lógicamente. Es claro que Francia sigue la línea decadente de los países periféricos, y también es claro que la contundencia del BCE sobre que el Euro no tiene discusión, y que ese organismo será  defensor suficiente para cualquier ente que quiera atacar o especular sobre dicha moneda, pues ni con esas queda clara la continuidad de la  moneda, ni la del propio continente, al menos esta es mi opinión.

Europa representa la esencia de la democracia social, pero es indiscutible que hay una Europa que congenia con la productividad, la colaboración, la responsabilidad y la correspondencia, y otra con el aprovechamiento, con la comodidad, la obsesión por el derecho adquirido, y por tanto, con la improductividad. Es la del espíritu latino, ese que no conecta con el  maravilloso y mencionado sistema de gestión y gobierno.

Para postre, tanto España como Francia, como cualquier otro país periférico, o pig, siguen infravalorando que la crisis que vive el planeta, y en especial Europa, está influenciada no sólo por las hipotecas subprime, los mercados apalancados y la burbuja inmobiliaria. Hay otra cosa en pleno sincronismo que exige que los países orienten sus sistemas productivos a aquellos sectores en los que podrán competir alguna vez y en un futuro. Es la globalización económica, que ha irrumpido con tanta fuerza y se está consolidando en tiempo récord.

No todos los países son igual de eficientes para desarrollar un aparato industrial pero sí pueden ser eficientes para encontrar un hueco en este mundo global, en función de sus cualidades y peculiaridades, siempre bajo ambiciosos planes estratégicos. De esto no se habla ni en España, ni en Francia, ni en Grecia, parece que esto no es cosa del siglo XXI.

Rajoy no tiene planes estratégicos. Tampoco tiene sectores preferentes. Hollande tampoco. Sólo tenemos austeridad por impuestos, austeridad por recortes, y sobre todo… ahí es donde podría estar la clave y la confusión: en el mantenimiento de sistemas de educación, de sanidad, de proteccionismos para la inmovilización, y mecanismos para la ansiada social-democracia, que en los países periféricos, por su idiosincrasia o por lo que sea, ya han demostrado que no funcionan.

Todo el mundo debe tener sanidad, claro que sí, pero con los 120 euros que se gasta por cada ciudadano y mes en los sistemas públicos españoles se puede hacer muchísimo más de lo que se hace en estos momentos.

También soy absolutamente partidario de que todo el mundo tenga educación, pero con los 7.000 euros anuales que gasta cada estudiante en los sistemas públicos de España se puede hacer muchísimo más de lo que se hace hoy.

La social-democracia es el mejor sistema para Alemania, Holanda, Dinamarca y los países escandinavos, pero no es el mejor sistema para cualquier país y para cualquier cultura. En España ya sabemos que no somos capaces de poner en marcha un aparato productivo. No sabemos orientarnos al cliente, ni tampoco al alumno ni al paciente. Sabemos que no podemos competir ni siquiera con el dumping social que supone los ridículos salarios y los espantosos porcentajes de desempleo que conviven aquí. España, por desgracia, está en la ruina más absoluta… y precisa de nuevas ideas, que Rajoy no está dispuesto a aportar.

Pero el responsable no sólo es Rajoy, pues Europa podría no ser la más indicada para rescatar. Es la precursora de un sistema que llega a España sólo en forma de solidaridad improductiva, es decir,  la que le está llevando a la ruina. En tiempo atrás España consiguió riqueza, aunque a base de transformar y vender territorio, pero por mucho que nos pese España es capaz de bastante poco y debe ser rescatada… El mejor candidato para el rescate de España está al otro lado del Atlántico, el que, por desgracia, tiene menos clase media, menos bienestar, menos seguridad, menos cultura, menos tiempo libre, menos educación, menos sanidad, y menos derechos… pero al menos, los salarios y las tasas de desempleo no llegarán a ser tan vergonzosos como los que tenemos en estos momentos. al menos España podría tener una posibilidad para sobrevivir, pues la  pena es ver cómo este paraíso natural, turístico, histórico y gastronómico sigue sufriendo esta extrema calamidad, inconcebible desde cualquier lugar del planeta.

La multinacional española funciona.

Publicado julio 22, 2013 por alberto_mt
Categorías: Uncategorized

Desde la incorporación de Inditex, España aporta al Eurostoxx 50 un porcentaje mayor que su peso en población de la Eurozona. Dicho de otra forma, la multinacional española tiene peso, al menos más que la media en ese grupo de países.

CIFRAS DE CAPITALIZACIÓN BURSÁTIL, a cierre del 22/09/2011:

Capitalización del Eurostoxx-50:       1.462.376 €

Valores españoles en Eurostoxx-50:   230.327 €

Porcentaje:      15,8 %   (13,5 % antes de Inditex)

CIFRAS DE POBLACIÓN:

Población de la Eurozona: 320.225.704

Población en España:              47.021.031

Porcentaje:      14,7 %

En los cálculos he computado la capitalización total de los valores a pesar de que cotizan en diferentes bolsas internacionales, con excepción de Mittal Steel, que sólo computa una parte procedente de Arcelor. Estas grandes empresas son propiedad de accionistas de cualquier parte del mundo. Los empleados también proceden de diferentes países, pero el equipo ejecutivo es español y la mayor parte de su implantación está en España.

En la pequeña y mediana empresa no ocurre lo mismo. Está sufriendo la falta de liquidez de las administraciones públicas… sus empleados están paralizados o están parados, probablemente por convivir unos salarios de mercado más bajos que el absurdo aparato subsidiador. La empresa pequeña no puede funcionar y el organismo público se desmorrona, dejando España con esos negativos indicadores-récord de paro, educación, servicios, despilfarro (en sanidad y servicios públicos en general), pero sobre todo, marcado por su ínfima productividad.

Pero la gran empresa funciona, al menos en comparación con sus homólogas europeas.

El rescate de España

Publicado junio 10, 2013 por alberto_mt
Categorías: Uncategorized

La noticia del día es si España está recibiendo rescate o préstamo. La interpretación del término se rodea de polémica. Si entras en www.rae.es en este momento te dice que “el servicio de consultas lingüísticas permanecerá cerrado por razones organizativas, durante el fin de semana”.

En www.wordreference.com no se contempla la aplicación financiera al término rescate, ofreciendo dos posibles significados:

  • El rescate de un secuestrado, y también el dinero con que se rescata.
  • Y la liberación de un peligro, que es lo único que se aproxima.

La mejor definición que he leído hasta ahora es la de mi amigo Angel Torregrosa, autor del blog http://bolseando2.blogspot.com.es/ y que dice así…

“El rescate es un préstamo en el que se paga una prima menor que la que marca el mercado”

Rajoy se ha ido a Polonia después de una rueda de prensa en la que se limita a decir que eso no es un rescate, y que tiene motivos para vanagloriarse porque todo ha sido gracias a sus gestiones e insistencia. Que España se ha salvado del rescate, y que esto es maravilloso para el euro… y para España ¡Cuántos errores en un momento tan crítico!

A ver… No sólo se trata de un rescate, sino del mayor rescate de la historia de Europa, pues a Irlanda le llegaron 35.000 millones, a Grecia 24.000 y a Portugal 12.000.

De Guindos lo hizo muy bien con los decretos de incremento de provisiones a bancos. Ya era hora de poner orden en este país. Pero lo hizo muy mal cuando ofreció el cheque en blanco a Bankia, cosa que aprovecho bien Goirigolzarri… y se abrió la caja de los truenos.

Ahora Europa ofrece un cheque casi en blanco, por su elevado techo, para el rescate de España a través de los bancos, y se repite el mismo error. España realizará los cálculos y serán 100.000… ó 125.00. Todo ello sin antes haber concretado medidas en la que es necesario coordinar, y esto es lo que me parece inaudito.

Antes de anunciar ese rescate deberían haber concretado directrices. Antes que decir que no es un rescate e irse a ver a la selección en Polonia. ¡Qué falta de consideración! deberían haber tenido en cuenta varias cosas, sobre todo para esos bancos que van a ser intervenidos:

  • Es difícil entender que esos bancos estén embargando a ciudadanos por impagos en sus viviendas, al tiempo que reciben dinero procedente de esos mismos ciudadanos, por ser los que asumen el endeudamiento a través del Estado.
  • También que no haya una alineación de estos bancos para con las cifras económicas que vive el país, tanto en gasto, como en remuneraciones, en productividad… e incluso en transparencia.
  • Pero lo más importante, ¿Cuáles son las medidas para que realmente se restablezca el crédito a la actividad económica?

El sector inmobiliario debe encontrar suelo cuanto antes, esto era lo mejor de las medidas de De Guindos. Debe haber un suelo sólido que defina un cambio de tendencia en el precio de estos activos y sea un cambio real… pues esto es necesario para que se restablezca ese valor de los avales, fundamento principal para la esencia del propio crédito. A ver si resulta que esa inyección de liquidez sólo va a servir para poner freno a un ajuste inmobiliario…

y tampoco va a servir:

  • Ni para restablecer el crédito a la actividad económica.
  • Ni para mejorar la productividad en este país, esa cosa en la que estamos por debajo de emergentes y tercer mundo
  • Ni para especializar al país para que pueda desarrollar los sectores en los que podrá competir en este mundo globalizado. Que son muchos pero no hay plan ni definición estratégica alguna
  • Ni para un cambio de modelo en que aprendamos, de una vez, lo que es la orientación al cliente, al paciente, al alumno… o al receptor de bienes o servicios, eso en lo que también estamos a la cola del mundo por ese incongruente, malinterpretado e incluso verdugo “Estado del bienestar”, que sólo orienta la actividad al trabajador, al profesional sanitario o al profesor…

es decir, todas estas cosas tan peculiares que se dan en un país de “el mundo al revés”, pues ni el propio Adelson tiene ya tan claro venir a España, este paraíso de tantos e inmensos recursos.

Hollande y su plan de crecimiento para Europa.

Publicado abril 20, 2013 por alberto_mt
Categorías: Uncategorized

Es una propuesta alentadora, pero incompleta. El empeño del nuevo presidente francés en dar impulso al crecimiento, en contraposición con el aburrido plan y monólogo de Merkel por la austeridad va unido a la aparición de este nuevo interlocutor de Europa para con Obama y Estados Unidos, que siempre viene bien. Todo ello suena a cosa alentadora.

Hollande, además, anuncia en simultáneo una reducción del 30 % en salarios del gobierno, con lo que incorpora una interesante contradicción orientada a dar una oportunidad para la racionalización del gasto público.

Reducir salarios no me parece un buen fundamento para reducir el gasto público, si se pretende trasladar el gesto a todo el aparato público. Este momento está necesitado de competitividad vía productividad, que no competitividad vía reducción de salarios. El siglo XXI es un escenario salvaje en el que la globalización del planeta exige competir para sobrevivir, pero con la reducción de salarios tienes riesgo de entrar en la espiral de empobrecimiento, y el sector público es un referente que extrapola. La pérdida de motivación que conlleva la reducción de salarios también es inherente al proceso.

Seguimos sin tener organismos internacionales eficientes. ni instituciones supranacionales correctamente coordinadas. Europa podría ser un referente para la integración pero ahora está más cerca de su exterminio, quizá por ir por la vía equivocada, la del aparato público, la de un estado del bienestar que requiere una moratoria, pues este mundo necesita de productividad, ahora más que nunca.

El objetivo de la anti-austeridad debo reconocer que me gusta, pero no para promover el sector público, que es improductivo. La orientación al crecimiento debería estar relacionada con el impulso de la innovación, y sobre todo, todavía más, con el sectorial, el de la especialización. Cada país debería explotar sus recursos naturales, así como los valores económicos asociados a su posición estratégica, a la naturaleza de sus gentes y las cualidades del buen hacer de cada colectivo. La globalización no va a permitir que todos los países desarrollen en paralelo todos los sectores económicos, porque éstos son más o menos viables en función del lugar y sus gentes. Ninguna de éstas componentes están presentes en el discurso de Hollande.

Ese gran valor que España podría explotar… y exportar.

Publicado enero 22, 2013 por alberto_mt
Categorías: Calidad de los servicios, Crisis en la UE, Reforma laboral y economía., Uncategorized

Me he decidido a escribir este post después de leer “O la banca es intervenida o seis millones de parados”, artículo de Carlos Sánchez, director adjunto de El Confidencial, http://goo.gl/DCXUX. En él se expresa que España está una situación delicada, siendo probable y hasta conveniente que sea intervenida.

El título de ese buen post es impactante, ya que plantea el dilema de un rescate rápido, cuanto antes mejor, o una consecuencia en incremento del paro, todavía más. En lógica la intervención vendría del FMI o de un mecanismo de rescate de la UE. Por muy mala imagen internacional que podamos proyectar de país incapaz e insolvente, aún así será lo mejor para España.

El post presenta una extensa introducción de errores y aciertos en devaluaciones históricas y cambio en la divisa, y sobre los recursos que posee un país que puede contar con esa decisión, a diferencia de España. Desde mi punto de vista pienso que no hay nada mejor que una moneda única, y mucho más para un mundo ya globalizado económicamente, en donde hasta el propio consumidor final ya compra fácil y directamente en otros mercados a través de internet, pero esta unificación es sólo para países de clase A. Nada de unificación para el resto de países, entre ellos España, por lo problemas de los que estamos siendo testigos.

España está muy enferma. El PP, a diferencia del anterior gobierno, ha dejado evidencias de que quiere cambiar cosas. Me atrevería decir que hemos pasado del nivel 1 al 10 en cambios, y multiplicar en 10 veces no está mal… pero yo creo que hay que llegar hasta el 100, y con este ritmo estamos lejos. Las claves de lo que necesita este país son evidentes, pero la forma de abordarlas no es tan clara. Creo, sobre todo, que falta identificar aquellos sectores en los que España será capaz de competir en un este mundo ya globalizado, aunque yo creo que ello debe ir acompañado de alguna otra medida adicional:

1) Que los inmuebles alcancen suelo, cuanto antes. En el grupo de tertulia económica “El Gabinete” lo venimos comentando desde el año 2008. Estamos en el 2012 y ahora hay una reforma financiera con buenas intenciones, e incluso una propuesta recién anunciada por el gobierno para un banco malo al estilo alemán para suelo inmobiliario, pero ni siquiera esto es suficiente. Es necesario algo más de agresividad. Cuando los inmuebles alcancen mínimos el crédito reaparecerá de forma natural, por la evidente reducción del riesgo asociado éste.

2) Recortar gasto administrativo, pero sobre todo para un importante cambio en la gestión. Hasta Krugman dice ahora que no es viable el exceso de austeridad, pretendido y perseguido principalmente por Merkel. No me gusta ese economista, pero en esto tiene razón. Desde mi punto de vista creo que no sólo se trata de equilibrar el presupuesto sino de promover un cambio para que tanto lo público como lo privado sean eficientes y productivos, y para ello hay que empezar por la Administración. Con el copago o sin él, con un poco más o menos de impuestos, o con más alumnos o menos por aula, no es suficiente. Es necesario un planteamiento nuevo, que permitar orientar los servicios al ciudadano, al buen trabajo y a la productividad, en lugar de orientarse al horario, al funcionario y a sus derechos. Incluso evitar ese igualitarismo que está convirtiendo a España en conformista, y miserable.

El resultado es lo que tenemos ahora: obsesión por los horarios, las vacaciones y los moscosos. Ejército de calientasillas. Despreocupación empresarial por la calidad y el buen servicio. Creo que la reforma debe pasar por un periodo provisional de privatización de todos los servicios de la Administratición (educación, sanidad…), al menos hasta que España recupere un valor digno en el planeta, aunque manteniendo servicios gratuitos para todos los ciudadanos. De esa forma incorporaremos competencia, y con ella  producitividad.

El dinero que nos gastamos per cápita en esos deficientes servicios podrían ser reconvertidos en asignaciones unitarias a modo de cheque-educación, cheque-sanidad… para  servicios más eficientes, y con menos gasto. Es muy fácil encontrar ejemplos prácticos de buena gestión comparados con la realidad improductiva que nos rodea.

3) Adaptar el sistema productivo al mundo globalizado, es decir, identificar aquellos sectores económicos en los que España puede aportar valor añadido a los ciudadanos del mundo, y orientarnos económicamente a esos sectores. Para mí es claro que España es paradigma en “Trabajar para vivir”, dispone de clima, entorno natural, arquitectura histórica, costa, playas, gastronomía, productos de origen y también de industria agroalimentaria, tradiciones, fiestas… pero sobre todo filosofía de vida, motivo por el  que somos envidia del mundo. A diferencia del resto del planeta,  de lo que sabemos es de vivir, y tanto esto como el patrimonio natural tiene mucho más valor económico que las reservas de petróleo de Arabia Saudí.

Algún día deberíamos darnos cuenta de ese potencial y aprender a explotarlo. Si cerramos los comercios, por estar orientados al empleado y no al cliente… si mantenemos sucios los establecimientos, urinarios y espacios públicos… si no recuperamos la simpatía… si no sabemos escuchar al cliente ni atenderle correctamente, con humildad y profesionalidad… si ni siquiera contamos con un soporte jurídico que permita a un extranjero comprarse un inmueble con cierta garantía… pues estamos perdidos. Si supiéramos hacer esto podríamos convertir a España en paraíso del mundo, y no hay mejor concepto que ese para explotar y exportar.

Sin ir más lejos, hoy estuve comiendo en un Ginos, ese restaurante del Grupo Vips (uno de los más importantes de España según economía del sector y muy presente en las plazas turísticas). A mis niños les encanta por esos lápices de colores y esos papeles que les dan para pintar, también globos y otros tantos detalles que ofrece el restaurante para los niños. Sin embargo… hay poquísimas tronas (sólo 2 entre 180 de capacidad), estaban ocupadas a pesar de llegar muy pronto. No tienen cubiertos de tamaño pequeño, o intermedio. En el baño no hay cambiadores. Y el servicio es despreocupado… y lento. Es un simple ejemplo personal, y de hoy… en España no sabemos nada de servicios. Una pena de restaurante que, sin ser ninguna referencia del buen comer (porque no es su visión), sí podría combinar su bonita ubicación y vistas al puerto de Alicante con un servicio, al menos digno.

Explotar esos recursos en España podría ser compatible con exportar desde algunas industrias. Son pocas pero es necesaria la identificación, para dedicarnos a ellas. La autarquía ya no vale para este mundo globalizado.

Añadiría otro punto relacionado con la mejora del espíritu emprendedor, tan necesario en este país, pero no es fácil de cambiar de un día para otro, requiere nuevos enfoques desde los niveles medios de educación hasta los más altos de la enseñanza universitaria. Es por ello que, siendo tan importante no me atrevo a poner en negrita ni como punto 4. Es para el largo plazo.

Nada de todo esto se está haciendo correctamente con lo que me huele, como dice el autor del post, Carlos Sánchez, que España acabará siendo un reducto rescatado e intervenido, como los países de tercera división.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.