Comercio, ocio y turismo.

Siempre he sido muy crítico con el comercio de este país, que no sabe de escaparatismo, que no sabe atender al cliente, que es famoso en el mundo entero porque duerme siesta y porque nunca se planteó abrir festivos. Por supuesto mucho menos por las noches, aunque sea referido a áreas muy turísticas, por buenas o selectas que éstas pudieran ser ¿Selectas? ¿Hay algo selecto en este país que no sea lo gastronómico? Desde luego que es inimaginable un paseo de compras de bonitas tiendas después de una cena, en zona turística, si es que el hecho de abrir en ese horario supone rentabilidad. Desde luego que es rentable, por el gran valor añadido al visitante y a tenor de muchas experiencias en otros países. Pero ni los comercios tienen sensibilidad para esa orientación a la rentabilidad, ni los políticos se lo permiten ante esa visión absurda y soviética de proteger al empleado.

¿Se protege al empleado o se promueve al parado? En España comercio no es ocio, ni sirve de plan para los ciudadanos, ni se relaciona con turismo. Pensar que un domingo por la tarde, lluvioso o muy caluroso, se pueda visitar un centro comercial para realizar algunas compras, al tiempo que se toma un café o un almuerzo en un bonito restaurante debe ser cosa de locos. ¿Qué atractivo puede tener eso? ¡Claro! Pensamos así porque todo lo que rodea a nuestros centros comerciales es cosa cutre. Muy cutre. Por otra parte, parece importar poco que haya o no haya áreas atractivas para el turista de nivel.

Los centros comerciales son algo que no encaja demasiado bien en este país, de clima benigno y de gusto por la calle y exterior (al menos en algunas regiones), pero lo cierto es que hay centros comerciales y no son pocos. En cualquier lugar de España hay numerosos ¿Pero qué clase de centros? Desde luego miserables, son simples anexos a un hipermercado… simples lugares que pretenden captar al visitante que busca la oferta de los 10 kilos de patatas para retenerle un ratito más e intentar venderle unos zapatos de oferta de dos pares por seis euros.

España es el país más turístico del mundo, aunque no lo sea en ingresos (por Estados Unidos) ni en visitantes (por Francia). Pero cualquier ratio referido a territorio, población, tiempo de estancia u otros muchos dejarían claro que España es el indiscutible número 1 del mundo. Pero entonces… ¿Porqué el comercio de este país no abre festivos? ¿Es porque el empleado debe descansar? ¡Qué insensatez! ¿Imagináis que el restaurante cierra el domingo para descanso de los camareros? ¿O que cierra el cine para que los que trabajan en él pudieran descansar? ¿Imagináis un cine abierto de 8 a 18 de lunes a viernes? ¿Y lo mismo con el teatro? ¿No verdad? Claro que no.

El ocio no cierra en fin de semana… pero el comercio también es ocio, lo saben bien en ya varios continentes, sobre todo América, Asia y Oceanía, queriendo no incluir a África por aquellas diferencias. En Europa hay quién dice que ese éxito se debe a que los centros comerciales son lugares seguros, y por eso triunfan donde no hay seguridad. Otra insensatez. Hay que vivirlo para opinar. Pero incluso en algunos lugares de Europa también se va aprendiendo, y comienzan a descubrir que el comercio sí tiene de ocio. En España, primer país del mundo en turismo sigue vigente el modelo de la “mercería de la abuelita” y la protección al trabajador, esa que dice que también tienen derecho a descansar los domingos… Mejor dicho: protección para irse al paro, porque lo que ocurre es que el comercio de este país transmite una imagen tan pobre que lo que se pierde es rentabilidad, esa necesaria para mantener los puestos de trabajo.

Lo de la mercería de la abuelita es una forma de describir un modelo en que la contabilidad del negocio se funde con el salario del comerciante. Son negocios no rentables que sobreviven, a veces, sin llegar a generar ni para la amortización del local, frecuentemente en propiedad porque si se trata de alquiler entonces sí cierran. Son aquellos negocios cuyo fundamento es ocupar a la abuelita, a la nuera o al nieto, para que no se aburran en casa y tengan algún tipo de distracción.

Se entiende que en España no se quieran construir muchos centros comerciales, pues la calle es probablemente el mejor centro comercial. Pero si se construyen centros deberían ser ambiciosos, verdaderos centros de ocio, y no cutrecillos espacios anexos a un supermercado. ¿Habéis estado en el baño de algún centro comercial de este país? El 99 % son de vergüenza. ¿Y los bares y restaurantes de esos centros?… Son cutrecillos de esos franquiciados de los más modestos ¿Verdad? Es lógico, se han construido, se gestionan y se administran desde una legislación orientada a lo escaso, lo miserable, lo cutre, por lo que nunca van a despegar. Por cierto, los arquitectos tampoco escapan de semejante horror.

Ayer estuve en un lugar peculiar, en Alicante. En una especie de engendro llamado Area Comercial Isla de Corfú ¿Habéis estado en ese desafortunado espacio? Ni siquiera es un centro comercial. Son simples naves en donde se han instalado muchas tiendas, pero sin lugares comunes, sin un pasillo cubierto que te aisle del calor, o de la lluvia. El parking, por cierto, debe llegar a los 90 decibelios por su descuidado sistema de evacuación de gases. Cuando sales del ascensor te encuentras con una calle de muchísimo tráfico, ruido y humo. Es una experiencia francamente desagradable ¿Y porqué se desprecia tanto al ciudadano, al cliente del comercio y al turista? pues Alicante es una ciudad muy turística, con mucho valor natural… pero por desgracia muy poco artificial (el vampirismo de Camps es muy hostil sobre esta ciudad). Mi pregunta es… Ya que hay tiendas dispuestas a invertir para instalarse en la ciudad… ¿Tan cutres somos que no somos capaces de ofrecerles un espacio que sea agradable y de ocio a los visitantes, a aquellos que pagan impuestos en esa ciudad o que la visitan para enriquecerla? Alicante tiene cuatro centros comerciales pero ninguno da la talla, sin contar con El Corte Inglés, para el que sólo éste habría material para mucho más que un post. En Alicante hay demasiado espacio para que no se desarrolle un centro de la ciudad que ayude a consolidar esa ciudad para cruceros y de destaque turístico, quizá por ello, tanto el centro como los centros comerciales son miserables. Pero si se hicieran las cosas con buen gusto, a lo mejor se proyectaba otra visión de la ciudad y entonces faltarían espacios comerciales. La cuarta provincia de España merece mucho más de lo que tiene. Es un ejemplo extrapolable a lo que ocurre en muchas ciudades de este país. Casi siempre mal gestionadas.

Quizá todavía no hemos pensado lo suficiente para afrontar esta crisis. Somos demasiado descuidados para aprovechar el valiosísimo recurso que tenemos en este país, tanto por el clima, como por lo natural o histórico, que podría configurar un turismo de gran valor económico. Ya sabemos que ese recurso para España es superior a lo que aporta el petróleo del país con más reservas, Arabia Saudí.

¿Y en cuanto al servicio al cliente? Es otro gran defecto de este país. Hay que salir a América y Asia para aprender cómo se hace esto ¿Por qué todavía no hemos aprendido que el salario variable motiva al empleado y le aproxima a la empresa que representa? Aunque sea en una parte, pero claro, considerable parte, el salario variable debería de ser considerado de una vez en este país.

El caso de Alicante es algo deprimente. Éra la cuarta provincia de España (desde hace años, en población y PIB) pero Valencia roba demasiado como para desarrollarse por sí misma. Y la propia ciudad se conforma con una visión muy miserable para que pueda despegar. El comercio es sólo un pequeño ejemplo de lo que ocurre en esta bonita plaza, pero también extrapolable a lo que está ocurriendo en este país, el de los bajos salarios, la menor productividad y mayor paro, ya del mundo. Alicante, por cierto, es plaza destacada en esos mismos indicadores.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Reforma laboral y economía.

9 comentarios en “Comercio, ocio y turismo.”

  1. Fran Carreira Says:

    Inspirador, muy inspirador, con tu permiso voy a coger algunas de las excelentes ideas que planteas para algún articulo en Pymes y autónomos, enlazare la fuente. Un saludo zyon

  2. josechu Says:

    Razón tienes al criticar la poca calidad de nuestro ocio cotidiano, mi considerado blogero levantino, que alzas tus quejas con tan alta voz y con tanta razón. Estoy de acuerdo en la mayor parte de tus crítica, mezcla de sentido cumún, sabiduría y, también, experiencia cotidiana de lo que pasa en nuestro derredor.
    En relación a ese último punto quisiera mostrar mi opinión, algo distinta, una opinión particular -siempre considerando mi acuerdo con las críticas posivas que suelo leer en tus páginas interacitivas-.
    Considero que los proliferantes -en los últimos años- Centros Comerciales, debieran haber sido creados cerca de nuestros Grandes Monumentos Nacionales: Murallas, Teatros y Anfitearros, Iglesias -con sus claustros, arcos, cópulas (perdón cúpula), imágenes irrepetibles, pinturas…-, Catedrales, rincones inpensados de tantas y tantas ciudades, lugares que de forma insospechada alguien nos cuenta que existen y resulta qeu son irrepetibles.. y tantas, tantas y tantas bellezas que tenemos y que podríamos aprovechar, para que los admiraran tanto extraños como cercanos.
    No sé si me explico… aunque creo que sí.
    Tenemos bienes que no necesitan ser creados y que si hubieramos invertido ya en ello (me refiero tanmbién a sus alrededores, para hacerlos objeto comercial. Mejor incluso que los italianos, franceses o ingleses, que son los únicos que nos pueden hacer sonmbra. De todas maneras, creo que España gana a Italia en obras de arte importantes por km2) quizá estuvieramos hoy día en otra posición turistico/cultural/propedeúticosapiencial mucho mejor de la actual.
    Dar buen servicio se podía, mucho mejor, desde estos parámetros más generadores, más importantes, pues hubieran marcado diferencias de partida con nuestro entorno nacional.
    Permitame que diga en éste, tu foro particular, que habría que demoler los centros comerciales y llevar a cabo una política central -desde Madrid, por supuesto ¡que le den pol culo a las autonomías!- generadora de ocio en los lugares REALMENTE BELLOS de nuestra ciudades… aunque nos cueste una pasta inmensa, COMO SIEMPRE.
    Quizá mensos inmensa de la que ya nos hemos gastado en generar esas BASURAS de Centros Comerciales a demoler.
    Saludos
    jchu

  3. juan Says:

    Muy interesante lo que escribis !!! Realmente te felicito !!

    Saludos a todos !!

    Juan

  4. molusco Says:

    Gracias Juan, y también Fran, por vuestros comentarios. Por favor Fran infórmanos cuando tengas novedades en ese interesante blog.

    Con relación a Josechu, pues creo que es una buena idea esto de interrelacionar diversos aspectos de interés turístico para tratarlos en conjunto en todo tipo de proyecto. Para ello debe existir definición y sobre todo plan, plan estratégico a los distintos niveles administrativos, cosa de la que suele carecer este país.

    Y por supuesto de acuerdo con que no existiera esa capa improductiva de las comunidades autónomas. La España de las autonomías, en la mayoría casos, sólo sirve para enriquecer la capital a costa de empobrecer al resto (lo de Valencia es de vergüenza), pero también para crear numerosas instituciones públicas, la mayoría agencias extrafuncionariales y de designación a dedo, que son principales causas del deslpilfarro y la improductividad de este país.

    Tampoco estaría mal que destruyeran todos los centros comerciales, como dices, Josechu, pero no para que dejaran de existir sino para que se construyeran cosas con gracia y sentido. Ya es hora de que España abandone este tercermundismo, el de la incoherencia y mal gusto.


  5. Alberto, magnífico artículo. Unas líneas que describen a la perfección un problema de infraestructura que tiene esta ciudad, esta comunidad y este país. No tengo mucho que añadir. Debería ser un artículo de referencia para muchos políticos y hombres de negocio. Es un problema de cultura o de infracultura que hunde sus raíces en un modelo de ciudad sostenible a muy corto plazo, pero sin bases sólidas. El modelo de ciudad debería ser un modelo sostenible en el tiempo a largo plazo y de referencia mundial. Y Alicante posee los mimbres necesarios para serlo; sólo hay que darse una vuelta por ciudades europeas menos capacitadas para serlo.
    Enhorabuena, Alberto.


  6. […] el blog de un amigo me surgió esta pregunta. ¿Por qué la ley no permite establecer los horarios […]

  7. Marisol Suriel Says:

    Muy interesante tu artículo, yo que procedo de un país en desarrollo, con una gran influencia de la cultura Estadounidense siempre me preguntaba porque era tan “cómoda” la vida en España, porque no se habría los domingos, porque en muchas ocasiones el trato hacia el cliente va directamente proporcional ha si es emigrante o extranjero en fin.. también me cuestionaba porque criticar el modelo de negocio de los chinos en vez de quizá copiar la parte positiva de ellos… te felicito ha sido un articulo muy acertado ojalá alguno de los que dirigen el país algún día puedan ver estos puntos de vista y decida ser parte del cambio.

    Un cordial saludo

    Marisol

  8. xxx Says:

    Si tanto te fastidia la protección al trabajador vente a trabajar a África. El derecho que ha permitido que tu padre te haya procurado una educación en vez de estar sachando en el campo como ha pasado desde hace siglos no ha sido algo concedido gratuitamente. En serio a vosotros queos cagais en los derechosde los trabajadores me gustaría veros en la puta calle sin derecho a atención de ningún tipo para que os fastidiáseis. De verdad a veces desearía que la gente pudiese recibir una pasta a costa de renunciar a derechos básicos para ver lo mal que lo pasa cuando se den cuenta de lo que supone no tenerlos cuando los necesitan.

    • molusco Says:

      Pues mira XXX, yo pienso que la mejor protección y mejor derecho del trabajador es un salario digno.

      Este país dista mucho de ello, son verdaderamente indignos. Sabes que la productividad es de las peores del mundo y ya está bien de dedicar recursos a promocionar la inactividad. Se cumple el principio de Heisemberg de la forma más genuina… el resultado de la experiencia no es la protección al trabajador sino la inducción a la inactivad y a la economía sumergida. El resultado es claro: somos el peor país del mundo en desempleo ¿Todavía quieres más desempleo? ¿Y más subvencionado? ¿Y quién pagan… los tontos?

      Por lo que dices de la educación, pues mira, si en lugar de estudiar en esa educación pública, que hoy cuesta más de 7.000 euros por alumno y año ¿Sabías esto? Que es más que las escuelas privadas más caras de este país. Si en lugar de eso hubiéramos estudiado en un régimen que hubiera utilizado correctemente esa fortuna de recursos… pues es claro que no seríamos los últimos del planeta en esas evaluaciones que corren por ahí, como el informe Pisa, el más objetivo y reconocido de nuestra ineptitud en educación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: